El templo Blanco y el templo Negro

Quinientos brazos esculpidos en cemento blanco se alzan a la entrada del puente, desde un pozo sin fondo, creando una desconsoladora imagen de sufrimiento, de angustia. En algunas manos, calaveras de otros hombres. En otras, pozales de barro que albergarían las miserias humanas. Custodiando el puente que da acceso al santuario, dos níveos guardias esperan al visitante con las armas en alto y un dedo acusatorio tendido hacia éste, para que se sienta pequeño, culpable, pecador. Este es el particular efecto que el artista desea que se produzca.

etiquetas: tailandia, templo blanco, chiang rai, budismo

» noticia original (misviajesporahi.es)



Ver oferta de empleo completa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s